En principio este artículo iba a ser una receta sobre cómo elaborar horchata de chufa natural en casa.

Pero después de buscar un poco en Google y ver la cantidad de recetas que existen con la búsqueda Horchata de Chufa y después de comprobar por nosotros mismos lo que cuesta hacerla, hemos creido que lo más conveniente es recomendarte que no te compliques, prepararla en casa puede suponerte bastante engorro cuando puedes preparar horchata 100% de Chufas en segundos y sin manchar nada ni utilizar electrodomésticos, batidoras, sistemas de filtrado, etc.

 

¿Entonces cómo puedo obtener horchata de chufa natural?

Pues muy fácil, comprando horchata de chufa o chufas concentrada o condensada de HISC.
Puede parecer muy pretencioso, pero ahora te explicaremos porque:

Por su sencillez de preparado y su calidad similar.

Tan solo tienes que hacer la mezcla de una parte de la horchata concentrada y mezclarla con 4 partes de agua mineral. Por ejemplo, para realizar un litro tienes que mezclar (200ml de Horchata Concentrada con 800ml de agua mineral) agitarlo bien hasta que quede totalmente blanca y en menos de un minuto tienes tu horchata lista para tomar. Si tienes un poco de paciencia y la dejas al menos una horita en la nevera, estará aún más buena, ya que la chufa y el agua se habrán unido por completo.

Nada más sacarla del frigorífico debemos agitarla de nuevo bien, para que el almidón, que es el elemento que aporta fibra y la textura tan característica de la horchata fresca de calidad, y que se ha ido posando en el fondo de la botella, de color blanco, se disuelva bien. No confundir con el color marrón que podrás ver en algunas horchatas UHT en botellas de plástico (eso es principalmente tierra, nada tiene que ver con el almidón o de calidad de la chufa).

La diferencia

La horchata fresca recién extraída es sin duda la mejor, tanto si la haces en casa (siempre que se haga bien) como en una heladería, eso es como comparar un zumo de naranja recién hecho con una pulpa de naranja perfectamente conservada a la que añadimos agua, por muy buena que esté esa pulpa, lo recién extraído del fruto siempre sabe mejor.
Pero en comparación, y gracias la doble selección de chufas y proceso artesanal que realizamos desde hace más de 120 años en HISC. Nuestras horchatas concentradas sobre todo, la Horchata 10 u Horchata Master Chuf, que son las que más cantidad de chufas tienen, se acercan bastante a la Horchata fresca, aclarando siempre que algo recién extraído del fruto, si el fruto es bueno, es insuperable.

Tómala cuando quieras, rápido y sin ensuciar nada

Otra ventaja interesante, es que puedes prepararla a tu gusto cuando quieras, rápido y sin ensuciar nada, y con una caducidad mucho más amplia. Si compramos horchata fresca de una horchatería tendremos que tomarla en 2-3 días máximo. Con el concentrado eso solo pasa cada vez que hagamos la mezcla, el resto lo podemos guardar en su botella para otra ocasión en la nevera y nos aguantará hasta 3 meses, sin problemas, y hasta dos años si aún no la hemos abierto.

Conclusión:

La diferencia entre preparar horchata a partir de horchata concentrada y prepararla triturando chufas, escurriendo y filtrándola con agua desde un paño u otro filtro similar hasta obtener el zumo de chufas y mezclarlo con azúcar, no es tan grande en cuanto al resultado, y si el primer proceso es rápido, cómodo y sencillo, y el segundo supone bastante más trabajo.
El proceso de realizar Horchata de chufa en casa es sencillo, pero tiene su tiempo, y la dificultad de comprar chufas de calidad, que sean D.O Valencia (Hoy en día hay muchas chufas de importación africana, que en general tienen menos materia grasa y valor nutricional por el desgaste del traslado, y el secado, entre otros factores). Además, hay que ponerlas en remojo, ¡ojo!, y esto no os lo van a decir en ninguna receta. Hay que lavarla antes de ponerlas en remojo, y una vez puestas en remojo debemos o bien dejar un hilo de agua para que se renueve esa agua constantemente, o cambiar el agua cada dos horas.
La chufa es un tubérculo (como la patata) que crece bajo tierra y por lo tanto, absorbe gran cantidad de microrganismos que la rodean, y por eso han de lavarse a fondo. En una primera lavada quitaremos la suciedad de la superficie, pero al hincharse volverán a trasladar suciedad a la superficie, por eso hay que darle al menos una segunda lavada y cambiar el agua de nuevo.
Esto en nuestra fábrica lo hacemos en cada fabricación 2 veces y durante muchas horas con varios procesos hasta que están totalmente limpias.

Una vez que las chufas estén limpias y humedecidas, puedes pasar a triturarlas con una batidora bien de mano o tipo picadora.